sábado, 21 de febrero de 2009

MOST WANTED


Para la que firma, el bolso de los bolsos, con una historia igual de maravillosa que el objeto en cuestión, aunque viniendo de su creadora era de esperar.El modelo 2.55 de Chanel, se convirtió desde el día de su presentación, en un icono de la moda. Coco Chanel lo bautizó utilizando el mes y año de su nacimiento (porque ella lo valía) y quiso que fuera también esa fecha cuando viera la luz.
El tejido acolchado, dicen que fue inspiración de varios recuerdos de su vida: desde las vidrieras de la iglesia donde se crió, a los cojines de gamuza de su apartamento y las sillas de montar del hipódromo de Sureses de París. Para la correa, su inspiración fue todo lo que representaba la vida en movimiento.
En sus comienzos, se hicieron dos modelos: uno de día, de piel de cordero, y otro para la noche, en tela de seda o jersey (un material solo utilizado por los caballeros) que le transmitían una imagen sofisticada.
Hoy en día, son más de 30 los modelos que se producen cada año y que se incluyen en las 7 colecciones anuales de la maison. Desde la llegada de Karl Lagerfeld, la forma y tamaño de este must se ha ampliado y actualizado con una nueva línea, Cambon, nombre que adopta de la calle donde Coco tenía su apartamento.
En un 2.55 de Chanel trabajan hasta un máximo de 18 horas, de 6 a 15 personas, teniendo en cuenta el material y los pedidos. Cada bolso se confecciona con la misma perfección por ambos lados, el interior en piel de color borgoña, para evitar los odiosos ratos que pasamos rebuscando cualquier objeto. Tiene doble solapa de cierre para evitar pérdidas y un bolsillo secreto. Aqui no se dan puntadas sin hilo.
La producción total, que consta de 180 etapas, se concentra en un pueblo a las afueras de París.
Vamos,una maravilla de principio a fín.
Hay niñas que se duermen cuando mamá les lee Blancanieves o Cenicienta. Yo estoy segura que mi niña Valentina ( que está por venir) dormirá escuchando la historia de como se creó este bolso de lujo, imposible de imitar.

2 comentarios:

Dulce Manera dijo...

Me ha gustado mucho este post! es muy interesante, la verdad. Cuando estuve en París me llevaron, de entre sus maravillosas calles, a una pequeñita y cálida en la cual Coco comenzó a diseñar. Detrás de toda la fantasía del mundo de la moda, hay siempre un enorme trasfondo lleno de gente que hace posible esto. Y tu lo has reflejado en este post. ¡Enhorabuena!
P.D.: A mi me encantaría dormir a mi hija (que no esta en camino jejeje) contadole historias de mujeres fuertes y luchadoras, contandole la historia de mi madre. :___)

Dulce Manera dijo...

y por cierto, espero que algún día te hagas con un 2.55. ¡Sería maravilloso poder decir que la mujer de mi "hermano mayor" tiene un 2.55 verdadero!
Besos!